libro de artista


El libro de artista no es un libro de arte, es una obra de arte.

Esta afirmación indica la cualidad artística del libro de artista, diferenciación fundamental con el que podríamos denominar “libro común”.

El libro de artista es una obra de arte, concebida y realizada por un artista visual en su totalidad o, en el caso de  obra editada, con un control total sobre el resultado final de la edición.

El libro común es un producto industrial, que puede contener obras de arte literarias o ilustraciones de obras de arte, pero no está concebido como obra de arte. 

El libro de artista es un medio de expresión iniciado en la segunda mitad del s. XX, con innumerables antecedentes en la historia de la cultura.

Entre los antecedentes más próximos: Los poetas Mallarmé y Apollinaire, los futuristas italianos, los dadaístas y los constructivistas rusos, todos ellos vinculados a la ruptura del texto y de la página tradicional. Marcel Duchamp, vinculado a los movimientos DADA y surrealista e innovador de mil ideas artísticas. Las nuevas formas de concebir los objetos de los surrealistas y  las obras de los poetas concretos y visuales de los años 60, por su nueva visión del texto y del valor plástico de la página.


Con esta experimentación, el libro aborda una es­critura que  no es solamente literaria,  es plástica. Se comienza a utilizar este medio, tradicional vehícu­lo de textos literarios o teóricos, para otro uso: el de la experimentación plástica.


Los artistas toman el formato “libro” como base de nuevas búsquedas artísticas, pero además del formato tradicional, optan por cualquiera de los soportes históricos de transmisión de ideas, en una revisión de la historia del libro y de la escritura.


Se inicia la era del libro de artista, como medio autónomo de expresión plástica, al margen del libro tradicional, con las obras de Ruscha, que inician este concepto actual del libro de artista, según la historiadora: Anne Moeglin-Delcroix  (Esthétique du livre d’artiste. Bibliothèque Nationelle de France, París,1997).  Se toma conciencia del libro como una entidad artística propia, creándose un nuevo género independiente dentro de las BBAA, que será, por tanto, un género del arte contemporáneo; con parámetros nuevos, totalmente diferenciados de la pintura, de la escultura o de obras literarias presentadas en libros normalizados.


Los libros de artista están, pues,  a medio camino entre los soportes tradicionales de la expresión escrita y las obras plásticas convencionales (pintura, escultura, etc.).  La aproximación a un lado o al otro de este espectro nos acercará a las distintas tipologías del libro de artista; unas veces cercanas a lo textual y otras totalmente pictóricas o escultóricas.

El carácter totalmente interdisciplinario del libro de artista ofrece infinitas posibilidades con la combinatoria de técnicas artísticas, oficios artesanos, textos, etc., permitiendo una gran libertad creativa.


La secuen­ciación del paginado, con la introducción del factor temporal en la obra y el juego participativo del lector / manipulador, serán componentes tomados del libro común. El libro de artista añade, al mismo tiempo, el componente sensitivo: táctil, olfativo, mediante los materiales empleados y manipulados. Adopta, también, otras cualidades de los libros comunes: su fácil manejo y portabilidad y en el caso de ediciones amplias o abiertas, la gran capacidad difusora que ha llevado históricamente al libro a ser la pieza fundamental en la propagación cultural, como bien aprovechó el movimiento Fluxus.


Las características descritas dan como resultado una enorme variedad de obras. El intento de etiquetar, clasificar u ordenar, el amplio universo de los libros de artista, parece una tarea imposible, y es más, tal vez sea una forma de restar la libertad creativa que permite hacer de cada obra un mundo propio; sin embargo, parece que un elemental intento de clasificación podría aclarar tan diferentes resultados y al mismo tiempo dar a conocer el amplio panorama que presentan.


Los libros de artista, no se localizan habitualmente dentro del ámbito editorial, se encuentran inmersos en el mercado del arte como los cuadros y las esculturas, aunque puede participar de ambos circuitos. 


José Emilio Antón.

Artista visual.

Centro de Archivo Documental sobre el Libro de Artista

Madrid, 2013

* Para ampliación de documentación, se puede consultar:

El libro de los libros de artista”, de José Emilio Antón y Ángel Sanz.

Editorial L.U.P.I., Bizkaia, 2012.

ISBN: 978-84-938010-4-5



Hágase socio de la galería
  Su colección desde 15€ al mes
Solicite más información


Si desea estar al día de todas las novedades de Galería Circular:

SUSCRIBASE

Si desea conocer nuestros próximos talleres:

SUSCRIBASE

Si está interesado/a en ser socio/a de la Galería:

SUSCRIBASE